Mujeres Tatuadas

Es raro que no te encuentres al menos a una mujer tatuada cuando caminas por las calles de tu ciudad. Esa es una señal muy clara de que los tatuajes se han convertido en elementos muy populares como puede ser la moda o los complementos, incluso están muy normalizados en la actualidad.

Todo esto se debe a nada más y a nada menos que a las redes sociales, ya que lograron difundir esta tendencia en todo el mundo.

Así como más gente se sumergió en el mundo del tatuaje, una gran cantidad de mujeres también empezaron a formar parte de este mundo tan artístico y creativo. Pero no fue nada fácil, las primeras mujeres tatuadas sacrificaron mucho por adentrarse en el mundo de la tinta.

Probablemente si te preguntáramos qué opinas sobre ellas. Podrías decir que sientes admiración, respeto o incluso atracción por ellas.

¡Pero no siempre se las ha visto de buena forma! Ahora te contaremos cuál fue la historia de la mujer y el tatuaje.

La primera mujer blanca de la historia en ser  tatuada fue Olive Oatman allá -en el año 1851- en los Estados Unidos. La historia cuenta que ella y su familia estaban haciendo un viaje en carruaje cuando fueron asaltados por los indios Yavapais. Sus padres no sobrevivieron al ataque, dejando a Olive y a su hermana pequeña sin protección.

Los indios se llevaron a las niñas y se las vendieron a los indios Mojave del Río Colorado. Años más tarde, la hermana murió a causa de la hambruna provocada por la sequía.

Así es como Olive terminó siendo la única sobreviviente de los Oatman.

Olive vivió en cautiverio hasta los 19 años. Durante sus años de esclavitud, los indios dejaron una marca permanente de tinta sobre su barbilla. Era un tatuaje de líneas y flechas que simbolizaban, para los indios Mojave, protección para entrar al valle de la muerte.

Más tarde, ella se hizo famosa gracias a un libro titulado, The Captivity of the Oatman Girls, escrito por Royal B. Stratton. Y como consecuencia, fue tratada como un objeto de circo y de entretenimiento.

Por suerte, ahora en la actualidad, cada mujer puede decidir si hacerse un tatuaje o no, y también posee la libertad de elegir qué diseño tatuarse. Esto no le ocurrió a Olive, quien fue forzada a hacerse ese tatuaje.

Seguramente has notado que los indios de esta historia tienen muy arraigada la costumbre de hacerse tatuajes. Esto es así porque es un ritual que lleva arrastrándose desde hace muchísimos años atrás.

Entonces, ¿es posible que haya existido otra mujer antes que ya haya tenido tatuajes? La respuesta es sí.

Si bien Olive Oatman fue la primera mujer tatuada en América, al otro lado del Océano Atlántico esta costumbre ya estaba asentada desde hace muchos siglos atrás.

Ciertamente, la persona tatuada más antigua de la que se sabe es una egipcia llamada Amunet, sacerdotisa de la diosa Hathor. Fue encontrada en la ciudad de Tebas y poseía un tatuaje compuesto por varias líneas y puntos. Curiosamente, las momias de este periodo también tenían este tatuaje en la parte baja de su abdomen. Se cree que se lo hacían como símbolo de fertilidad.

Las dura historia de las primeras mujeres tatuadas

¿Pero esto ocurría sólo en el continente Europeo?

La respuesta es no. Se data que Birmania, actual Myanmar, también tenía la costumbre de dejar rastros permanentes de tinta en la piel. Hay una leyenda que cuenta que las chicas se tatuaban el rostro como signo de protección contra los reyes. Esto se debía a que estos hombres de la realeza tomaban a cualquier mujer a su antojo y luego las dejaban cuando querían. Para prevenir que ocurriera esto, las ancianas idearon el plan de tatuar el rostro de las jovencitas.

Al principio se hizo esto con el objetivo de hacerlas “más feas”, pero resultó siendo todavía más atractivo.

Hasta ahora hemos echado un vistazo a lo que ha sido la historia de las primeras mujeres tatuadas de las que sabemos.  ¡Pero no podemos hablar de la historia del tatuaje si no hablamos de la Polinesia!

Allí todos los individuos se tatuaban, especialmente las mujeres. A los 12 años, ellas se tatuaban la mano derecha en señal de que tenían el permiso de preparar la comida y de participar del ungimiento de los difuntos. Luego ellas podían tatuarse cualquier parte del cuerpo, menos las nalgas y los muslos, ya que sólo las mujeres de alto rango podían hacerlo.

¿Cómo se introdujo el tatuaje en nuestra sociedad? Ahora hablaremos del tema.

El capitán Cook y sus marineros habían quedado fascinados por esta cultura de tatuajes después de hacer su expedición a la Polinesia. Como consecuencia, trajeron la costumbre a la zona de Occidente.

Lamentablemente, esta forma de arte fue ignorada por varios años debido a que se relacionaban los tatuajes a la delincuencia. Los marinos fueron los primeros en implementar esta técnica, y estos hombres usualmente eran delincuentes que escapaban de la justicia.

Si a los hombres tatuados de esa época se los miraba mal, para las mujeres era todavía peor.

Esta gran aventura emprendió camino oficialmente un siglo después en Estados Unidos, donde una chica llamada Nora Hildebrandt, tatuada por su padre Martin, fue la segunda mujer de América en tatuarse.

Para las mujeres no era fácil tener un tatuaje, Nora y Olive habían sido tratadas como objeto de entretenimiento y fascinación debido a lo raro que se consideraban los tatuajes. También fue lo mismo para la primera tatuadora de la historia: Maud Stevens Wagner, quien se casó con Gus Wagner, un tatuador muy conocido. Del matrimonio, salió una hija que empezó a tatuar desde los 9 años, aunque ella misma nunca tuvo un tatuaje.

Ya entrando más en la actualidad, empezaron a surgir otros nombres muy conocidos como el de Betty Broadbent, quien participó en un concurso de belleza con el cuerpo totalmente tatuado y más tarde, ella agarró la máquina para empezar a tatuar. Artoria Gibbons, Irene Woodward y Mildred Hull también fueron mujeres muy famosas por sus tatuajes.

¿No es genial conocer un poco más acerca de la relación que hay entre las mujeres y el tatuaje? El camino no ha sido fácil pero ha valido la pena. Ahora para una mujer es mucho más fácil hacerse un tatuaje y todo gracias a todas las mujeres que nombramos en el artículo, quienes han sacrificado mucho por integrarse en este mundo de la tinta y abrir el camino para sus sucesoras.

Ahora en la actualidad, si te preguntaran por una mujer tatuada, ¿a quién nombrarías? 


[Total:0    Promedio:0/5]
/* */